dimecres, 30 de juny de 2010

Ventana desangelada

Lo nuestro fue tan corto, y a la vez tan inmensamente intenso que sigo teniendo morriña de ti. O meu cativiño... es lo que me decías siempre. En nuestra primera cita supe que eras tu, que nadie era mejor que tu, que eras, simplemente.

Ahora miro tu ventana desde mi balcón, porque eras mi vecino, y el cartel de "se alquila" me da una sensación desangelada, que inunda mi corazón de penuria azul marino. Siempre dije que parecíamos Julieta y Julieta hablando de ventana a ventana. Ha sido lo más romántico que he hecho nunca.

Tus gemidos, tu voz grave, tu acento, tu olor, tus agobios, tu cuerpo, tu sexo, todo me parecía perfecto. Pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que nunca fue recíproco. Es un tópico enamorarse de alguien que no te corresponde, sólo espero irme de aquí, muy lejos, y olvidarme de ti, de tus besos, de tus manías.

Nunca entenderé porque no nos hablamos, cuando me dijiste que no volviese a escribir sobre ti, me sentó fatal que intentases controlarme y sobretodo censurarme. Pero descubrí que era porque aún te importaba un poco, sino no me hubieses dicho nada, y mucho menos tan altivamente y con tanto despecho.

Lo nuestro terminó, y luego volvió a terminar, en ese caso mal. Pero pasaré por tu casa y seguiré mirando tu ventana.

dimecres, 23 de juny de 2010

No me esperes

En breves mi vida cambiará, bastante. Porque me traslado a otra ciudad muy lejos de la actual, aunque supongo que volveré. El caso es que no quiero que me espere nadie respecto al amor, bueno, alguien sí, aunque sé que no es lógico.

Hace unos días un chico un tanto inmaduro a la vez que guapo, me dijo que él estaba dispuesto a esperarme durante el tiempo que estuviese fuera. Os aclaro, todo esto sin conocerlo demasiado, una semana como mucho...
Tiene 19 años, y le dije que no desaprovechase los 20 porque nunca vuelven y son fantásticos. Me dijo que no era desperdiciar un año esperándome, por hacerme feliz.

Al final, después de muchos rodeos tuve que decirle que yo quería hacer lo que quisiera en Hungría y aquí, que no quiero ataduras, excepto con quién yo quiero, y me envió a freír espárragos.

¿Que esperaba que le jurase amor eterno?

El mundo está fatal.

dimecres, 16 de juny de 2010


"HELOR", traducció literal de la paraula valenciana preciosa: gelor. La veritat és que feia una estona que ja la sentia, la gelor, però al sentir a Donya Lola dient-ho un somriure diabòlic s'ha dibuxat a la meua cara descobrint que era més valenciana que Monleón, o que el meu estimat català ha arribat més enllà i s'ha castellanitzat el terme. Hui és un dia lluna, i és que hui estic més prop del teu bes.

Ara mateix estic sentint eixa geloreta per les cames, mentre pense en eixos ulls que tant criden l'atenció, que tant gelen. Però que no són el que més m'agrada de tu, saps que els teus llavis, són més expressius. I tot el que siga expressiu m'agrada, per això estic amb tu... L'expressió artística és el que ens motiva a viure. Saps que jo sóc el teu xicot dels museus i de passar-ho bé, sempre deies: "Vull un xicon per a patinar, altre per passa-ho bé, altre que em faça riure, altre per pintar..."

Sé que demà a les 16h estaràs a l'estació altra vegada esperant-me, i jo des de la finestra del cotxe et diré: "Guapo, tens foc??" I entre rialles tornarem a ser els amics que érem, que som, que serem. Realment, tinc unes ganes de follar-te que no sé si podré aguantar-me-les fins a la nit. No sé si és normal que cada vegada que pense en tu se'm pose dura... Tinc la testosterona pels núvols.

Si ho pense bé no sé perquè estem junts...Tu eres Balança i jo Sagitari, i el meu amic Xavi em va dir que eixa combinació és impossible, encara que cap dels dos creguem en això. Pensant-ho bé, les nostres disputes han sigut més que moments bons. Però, és clar, eixos moments han sigut el que ens ha conduit a tornar-nos a veure una i altra vegada. Potser estem junts per la distància, la terra enmig de vegades fa enyorança, però d'altres fortalesa de cor.

Estes coses i altres només la gelor les sap, de moment em limitaré a beure el que em queda de tu.

dilluns, 7 de juny de 2010

Una ciudad cualquiera (5.35 am)

Esperando el autobús para volver a casa, pienso en ti, como siempre. En el poco interés que tienes, en cuan poco te importo, en cuan insignificante soy para ti. Tu eres tan importante para mi, que parece que no tenga vida a tu lado, porque sólo tu estás en mi cerebro.

Después de muchas noches de fiesta, buscando un sustituto, mi mente sólo te echa de menos a ti. Al olor de sudor genital, al sabor de unos labios, al pelo de pecho, que tu nunca me diste, y posiblemente no me des nunca. El olor, el sabor, el sonido del sexo son para mi una música, un gusto y un perfume que desde hace tiempo no soy capaz de sentir. Puede ser sea influido por tu existencia, y ya está bien, porque seguramente tu sí eres capaz de sentir todas estas sensaciones. Añoro un cuerpo que pueda abrazarme, unos labios que sepan beberme.

Sé que tocas la trompa, pero dudo que sepas que yo soy cellista. Dudo que simplemente intuyas que soy capaz de anular una clase con mi profesor para quedar contigo. Lo peor es que nunca supiste valorarlo, en cambio tu me pides que aprecie lo poco que haces por mi, lo poco que me dedicas, aunque tu eso crees que es demasiado. En unas horas puede ser que me llames, puedes ser que no, aunque ya sé que no lo harás. No te importa que muera por dentro esperando tu llamada. Eres tan imprevisible...Me gustaría que te dieras cuenta que no soy uno más, que te quiero, que quiero estar contigo. Debo decir que si no sé nada de ti en una semana sólo me quedará atarle una piedra a mi corazón y tirarlo al fondo del mar. Olvidarme de ti, cómo de muchos otros, que no han sido ni serán la mitad de lo que eres tu en estos momentos.

Hombres cómo tu sólo he tenido otro, que aún intento olvidar. Querría saber que se siente estando en el otro lado, en el lado del querido, no del queriendo. El autobús está a punto de llegar, i al lápiz se le acaba la punta.

Aprovechando lo poco que le queda sólo diré que te quiero, que no quiero más decepciones, que vales mucho y que en pocas horas me gustaría verte.

(6.03 am)


*Açò és ficció, no vull malentesos.