dimarts, 15 de novembre de 2011


Y que sus atardeceres
inunden mis lunas viejas,
y mis consonantes.
Si su atardecer se balancea,
que lo haga entre las sombras
violáceas del púrpura.

Narcisos para mi entierro,
nardos para su nacimiento.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada