dimecres, 8 de desembre de 2010


Las magnolias de tu jardín
observan como caminan
nuestros pensamientos
(en sentidos diferentes)

por las chimeneas de mi ciudad.
Creen desfallecer en diciembre
cuando tú nos pintas en rosa
(a ellas y a mí)

en tu mente absurda y helada.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada